PAMPLONA. En la operación han participado agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Navarra, Grupo de Acción Rápida (GAR) y Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de Madrid. Las detenciones las han llevado a cabo un total de 75 agentes de las citadas unidades. En el momento de la detención se encontraban en un camping próximo a la provincia de Burgos.

La operación se inició el pasado mes de octubre cuando se detectaron diversos robos en viviendas en la zona de la Ribera de Navarra, según ha informado en un comunicado la Guardia Civil, que ha explicado que tras forzar las ventanas de las viviendas, entraban al interior del domicilio y sustraían dinero y efectos de valor.

En el transcurso de la investigación se detectó que la organización criminal cometía, desde hacía varios meses, robos con fuerza en viviendas, vehículos y principalmente en estancos.

En concreto, la Guardia Civil ha expuesto que realizaban un estudio previo de las empresas a asaltar. Para ello, comprobaban las medidas de seguridad (cámaras de seguridad, alarmas), así como el cerramiento y las formas de acceso a las mismas dando la voz de alarma en cuanto se detectaba presencia policial en la zona.

Además, tras sustraer un vehículo, lo utilizaban para realizar los robos a los estancos y viviendas, en los que en caso de ser detectados, el vehículo figuraría en bases policiales como sustraído. En el caso de ser detectados por agentes de la autoridad no dudaban en darse a la fuga o agredir a los agentes, por lo que son considerados como un grupo violento, según la Guardia Civil.

Se trasladan de su residencia habitual a diversas zonas del territorio nacional, hospedándose en campings, hoteles y hostales, durante varios días. En ese periodo realizan robos con fuerza en viviendas, entidades bancarias, estancos y vehículos. Una vez terminados los robos procedían a trasladar los efectos sustraídos a Toledo.

Fuente Diario de Noticias