Es necesario tener ciertas rutinas de seguridad y seguirlas a diario para evitar robos. Desde cerrar siempre la puerta con llave hasta no comentar en redes sociales nuestras vacaciones.

 

1.- Cierra siempre con llave cuando salgas de casa, no sólo con el resbalón, porque puede abrirse fácilmente, aunque solamente sea un momento. También las que dan a patios o sótanos. Procura que tu puerta tenga al menos dos puntos de cierre. Llevará más tiempo abrirla y el ladrón puede desistir. Revisa que no exista hueco entre la puerta y el suelo. Para evitar que la apalanquen, refuerza la parte de las bisagras de tu puerta con pivotes de acero y ángulos metálicos. Asegura las ventanas de los sótanos con rejas. Las ventanas que dan a patios son zonas especialmente desprotegidas por estar ocultas a la vista. Ciérralas bien al salir.

2.- No escondas nunca la llave en las proximidades de la casa o en lugares como buzón, macetas o caja de contadores. Es donde primero mira un ladrón.

3.- Si tienes alarma, conéctala también. 

4.- Evita que ladrones te vigilen para descubrir tus hábitos. Puedes variar la ruta y horas de vuelta a casa desde el trabajo. Revisa regularmente que nadie te sigue y fíjate si hay coches o personas desconocidas en la vecindad de tu casa durante varios días consecutivos.

5.- Da acceso al sistema de seguridad al menor número posible de personas autorizadas.

6.- Revisa y actualiza las cerraduras de puertas y ventanas periódicamente. Las cerraduras pueden convertirse en un punto débil de la seguridad de una vivienda o negocio. Con el uso excesivo se desgastan y los ladrones lo saben. Resulta esencial revisarlas periódicamente para que su estado sea el óptimo.

7.- Evita comentar planes de vacaciones en redes sociales. Comentar una ausencia prolongada del domicilio por estos medios puede suponer un aliciente más para los ladrones. Asegúrate de que tus hijos tampoco informan de vuestra ausencia ni aportan datos personales.

8.- Instala algún tipo de medida disuasoria como segundas cerraduras, puerta acorazadas, alarmas… que inhiba a los ladrones de actuar.

9.- No dejes objetos o documentos de elevado valor en la vivienda. No dejes a la vista ni guardes en casa grandes cantidades de dinero, objetos –llaves, talonarios, claves de tarjetas o códigos de acceso a banca online– o documentos de valor. Si lo haces, guárdalos en un lugar seguro. Es muy recomendable contar con un cajón ‘secreto’ de seguridad o una caja fuerte. Elabora un inventario con los números de serie de aparatos electrónicos, marca y modelo y fotografíalos.

10.- Hay que transmitir apariencia de que la vivienda está habitada en periodos largos de ausencia para evitar que los ladrones tomen una casa como objetivo. En este sentido, se puede programar el apagado y encendido de luces y otros aparatos, pedir a alguien de confianza recoja el correo, etc.  Que tu vivienda parezca habitada es el mejor método disuasorio. No desconectes totalmente la electricidad. Un timbre desconectado es signo de ausencia. No cierres del todo las persianas. La tecnología te lo pone más fácil: los temporizadores automáticos que encienden y apagan las luces o la radio ayudan a aparentar que la casa está habitada. Pide a un vecino que recoja tu correo y, si vives fuera del casco urbano, refuerza la vigilancia Ilumina la entrada, el porche y los patios delanteros o traseros. Un perro es una buena medida de disuasión.

11.- No abras tu puerta o el portal a desconocidos compromete tu seguridad y la de tus vecinos. No quedes en tu casa con desconocidos por teléfono o internet. Acepta sólo servicios que hayas solicitado previamente (agua, luz, teléfono, gas) y exige acreditación a sus representantes. Mantén la puerta cerrada hasta que puedas identificar plenamente a la persona que llama.

12. Si encuentras la puerta de tu casa abierta o una ventana rota, no entres. Llama desde fuera a la Policía.
No toques nada del interior. Podrías destruir pruebas.

13. La colaboración ciudadana anónima contribuye a la seguridad de todos Si ves gente merodeando o ruidos en viviendas desocupadas, llama a la policía. Para los ladrones, todos los ojos son cámaras de seguridad. Si ves algo extraño, da aviso. Anota los datos de los vehículos y personas que merodean por los alrededores de la vivienda y da aviso. Que los ladrones se sientan vigilados puede contribuir a que desistan.

14. Si un ladrón entra en tu casa, nunca le hagas frente. Sal y llama a quien pueda ayudarte.

 El confidencial